Latest News

Entrenamiento de perros de raza pequeña: ¡Difícil, pero no inasequible!

En la civilización popular, los perros pequeños son vistos como mimados animales de bolsillo, poco malcriados y de temperamento irritable, y la idea de enseñarles modales caninos parece inasequible. En sinceridad, estos divos en miniatura pueden ser tan inteligentes como los perros de viejo tamaño, y entrenarlos en algunas conductas básicas es muy aconsejable, tanto para su integración social, como para protegerlos de algunos peligros a los que se exponen imparcialmente a causa de sus reducidas dimensiones. Entre las conductas recomendadas para el instrucción de estos perros se destacan las siguientes:

Venir al llamado del amo: esto que puede parecer evidente, muchas veces es omitido por los dueños de perros de razas enanas, pues están acostumbrados a sostenerlos en sus brazos a la hora de llevarlos de un motivo a otro, o frente a cualquier amenaza. Sin secuestro, como por su tamaño es obediente perderlos de pinta, el que acudan oportunamente al llamado del amo puede protegerlos de ser pisados o pateados accidentalmente, atropellados o atacados por un perro de veterano tamaño.
Abastecer la calma frente a otras mascotas y personas: es popular que los canes diminutos salten sobre las visitas, las muerdan en forma juguetona, y ladren insistentemente frente a poco que les produce temor o incertidumbre. Idealmente deberían instruirse a estar tranquilos cuando se les dice, ya que esto los protege de agresiones de terceros, y a la vez reduce el estrés al que ellos mismos se someten.
Pasear con correa: el poder caminar a un paso moderado con vinculación, hace que puedan explorar el medio de una forma más libertado y natural que en brazos de su amo, y a la vez les permite hacer sus deyección en el exógeno, lo que muchas veces es omitido por los dueños de estos perritos.

Si te animas a poner en praxis los puntos anteriores adyacente a tu diminuto amigo, aquí te entregamos algunos tips para el entrenamiento de perros pequeños:

1. Conducta del amo: un trato amable, pero firme

Según se expone en el sitio Whole Dog Journal, los dueños de perros de razas muy pequeñas tratan diverso a sus mascotas que los dueños de perros grandes. Los primeros no suelen tener expectativas claras sobre la conducta de sus perros, siendo más sobreprotectores, permisivos y aceptando las desobediencias. Por otra parte, les dan más privilegios que a los canes de decano tamaño, como por ejemplo, echarse en la cama de los amos o subirse a los muebles de la casa. El obtener siempre lo que quieren puede transformarlos en pequeños dictadores irascibles, así que es importante concretar algunas reglas y ser constantes con los permisos y prohibiciones que se le dan a estos perritos, al igual que haríamos con un perro más sobresaliente. ¡Aunque cueste, debes ser tú el/la alfa de la casa!

2. Acercamiento y jerga corporal

Aunque a veces nos parecen malhumorados o quisquillosos, estos pequeños suelen ser en sinceridad animales muy sensibles, y en principio para ellos somos unos gigantes que gruñen y gesticulan órdenes incomprensibles. Si quieres que te entiendan, debes comenzar por ponerte en su punto. Siéntate en el suelo para estar a su nivel, usa una voz suave y movimientos cuidadosos y amigables; de esta forma te verás menos amenazador y tu perro podrá comprender de mejor forma tus indicaciones.

3. Diversión y recompensas

Abroncar y castigar no es bueno para ningún perro, ¡y menos aún en razas pequeñas! La motivación positiva es mucho más eficaz, y lo mejor es que el educación transcurra como si fuese un entretenimiento para tu mascota. Lo importante es que muestres entusiasmo en cada sesión de entrenamiento, evitando la frustración e impaciencia, y que el pequeño reciba premios al hacer correctamente lo esperado, como golosinas y felicitaciones de tu parte. Encima, considera un tamaño de golosinas último que para otras razas, pues perros pequeños necesitan recompensas igualmente pequeñas.

Como hemos pasado, el entrenamiento de ciertas conductas básicas es muy importante para la seguridad y convivencia de los perros de razas enanas. Esto puede lograrse realizando algunos cambios en la percepción que tenemos de estos pequeños y en nuestras actitudes con destino a ellos: creer en sus capacidades, determinación, empatía y constancia son las claves del éxito. Dicen que las cosas buenas vienen en envase pequeño… ¡Y sin duda adiestrar a uno de estos diminutos perritos trae grandes recompensas.


Fuente

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*