Latest News

Cómo conquistar que tu perro acepte al nuevo cría

¿Quieres
adoptar un hijo, pero temes la reacción de tu perro? Algunas
veces la convivencia entre un nuevo cría y tu perro se logrará sin problemas, pero en
otras ocasiones, la aparición del “intruso” puede convertirse en un
dolor de cabecera para todos.

A
continuación, te presentamos una serie de consejos enseres para
conquistar que tus perros sean mejores amigos.

Ser comprensivo con
sus reacciones

Los
perros son territoriales y defenderán su comunidad y su casa si
perciben una amenaza. Debes intentar ser tolerante y paciente si las
cosas no marchan como lo esperabas, recuerda que tu perro teme que
dejes de cuidarlo por delito del recién llegado. Considera igualmente
que los cachorros menores de 4 meses no interpretan el verbo
corporal de los perros adultos, como las posiciones de las orejas, el
movimiento de la culo y otras señales de alerta y belicosidad. Si el
asunto se desborda, será necesario conservar la calma y evitar o
detener
las peleas
.

Escoger correctamente al nuevo
cría

A
la hora de escoger al nuevo elemento de la comunidad, debes tener en
cuenta que será el compañero de tu perro flagrante. Examina su
personalidad y considera si serán compatibles o no. Un
perro anciano tendrá más desgana a aceptar a un cría si este
es demasiado juguetón. Adicionalmente,
recuerda que los cachorros tienen comportamientos habituales (como morder muy fuerte al jugar) que pueden desatar reacciones agresivas en un perro
adulto.

Tener en cuenta raza y tamaño de
entreambos

Lo
ideal es apañarse perros de tamaños y similares para evitar que la
fuerza física de uno ponga en peligro al otro en caso de conflictos.
Esto no es determinante, todos conocemos canes
de gran tamaño
que son muy sumisos y verdaderos tiranos de razas
pequeñas, pero será mejor tomar precauciones, ya que un caniche no
pondrá en peligro la vida de un Gran Danés, pero sí puede darse la
situación inversa. Las características de cada raza asimismo son relevantes. Infórmate correctamente antiguamente de designar a tu nuevo hijo.

Realizar la presentación en un
extensión neutro

Por
la misma territorialidad que mencionábamos antaño, no es buena idea
transigir al hijo al departamento de nuestro perro. Lo ideal para alcanzar la buena convivencia entre un nuevo cría y tu perro sería
buscar un
sitio nuevo para los dos
, como puede ser la casa de un amigo o un
espacio rajado y darles tiempo para que se reconozcan, siempre con
sus correas colocadas. En este momento, es fundamental estar atento al jerga corporal del perro decano, para evitar agresiones o peleas. Luego, cuando veamos que todo marcha perfectamente,
será hora de retornar todos juntos a casa.

No olvidar ni
dejar de flanco al vetusto amigo

La
aparición de un cría genera excitación y ganas de desafiar siempre
con él. Puede suceder que, sin querer y sin darnos cuenta,
dediquemos cada vez menos tiempo y atención a quien antaño era el único rey
del hogar. Para evitar los celos y la belicosidad de tu perro viejo,
dale tanta atención a él como al recién llegado, y reserva tiempo para estar a solas con él.

Precauciones a la
hora de la comida

Como
medida fundamental, no permitas que compartan el mismo plato. De ser
posible, alimenta a cada uno por separado. Si tu perro previo es de
antigüedad avanzadilla o se alimenta lentamente por otros motivos, será mejor
colocar su plato en otra habitación para evitar que el hijo
invada su espacio o robe su alimento.

Controlar el comportamiento, en
peculiar durante los primeros días

Aunque
todo marche acertadamente el día de la presentación, no te distraigas.
Controla el avance de la relación e intenta no dejarlos solos durante mucho
tiempo en las primeras dos semanas. Si en ese omisión no surgen conflictos o peleas, vas por el buen camino en tu tarea de obtener la correcta convivencia entre un nuevo hijo y tu perro.

Sumar
un nuevo ingrediente a la grupo puede ser un cambio muy positivo
para todos, incluso para tu antiguo perro. Tú recibirás el doble de simpatía de tus mascotas y tu perro tendrá con quién entretenerse y ya no se quedará solo cuando sales a trabajar o a estudiar. Pero no lo tomes a la ligera: si estás pensando en
adoptar un cría, hazlo con conciencia, mucha responsabilidad y
con la seguridad de estar proporcionadamente informado para no cometer errores.


Fuente

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*