Latest News

¿Qué hacer para que nuestro perro hijo nos haga caso?

Tener un cría en casa no es solo ternura y diversión,  es una gran responsabilidad que requiere trabajo y mucho cariño. Lo que se enseñe desde pequeño le influenciará en su personalidad cuando se convierta en un perro adulto. Te contamos qué hacer para que tu perro hijo te haga caso.

Consejos para que tu hijo te obedezca

La paciencia es la saco de la educación de un cría. Si conseguimos destinar tiempo a nuestro cría, conseguiremos que el perro sea la mascota perfecta cuando sea más viejo. La buena enseñanza se fundamento en el buen vinculo de unión entre amo y can.

Tener claro el rol de cada uno en la casa: Los perros suelen hacer jerarquías en el núcleo acostumbrado. Por ello si somos más de un miembro en casa debemos de conocer cuál es el rol de cada uno a la hora de educar a nuestra mascota, y no dificultar su enseñanza. Hay veces que un miembro de la comunidad no le permite determinadas cosas y otro miembro sí. En este caso el perro probablemente termine haciendo lo que le dé la anhelo.

Por ello, es necesario que el perro tenga unas reglas claras, unas reglas que sean sencillas y que las acate con el paso de los días. Pasa igual que con los niños, si al final terminamos aceptando alguna de sus conductas, terminará haciéndolas cuando es longevo, y ahí ya sí que es muy complicado que las cambie.

Premios a la buena conducta: Toda buena entusiasmo del perro debe de tener su premio. No hace desatiendo que tengas que darle una chuchería entera, sino trozos pequeños, incluso trozos de comida que puedes encontrar en una tienda para mascotas. El perro aprenderá a través de la premio. Aún así, existen otros cachorros que van a reaccionar mejor si la remuneración se alcahuetería de entretenerse, aún así esto les puede traquetear demasiado y ser más difícil imponer determinadas órdenes.

Por otro flanco, debemos  de tener en cuenta que cada una de las razas tiene unas características diferentes. Los caracteres no son iguales, cada raza tiene una serie de rasgos comunes.  Por ello, antaño de mínimo debemos de informarnos sobre la raza de nuestro perro. Lo que para unos es más factible de instruirse, para otros es más costoso, de ahí a que debamos tener toda la información necesaria.

Cuando vayamos a educar a nuestro perro estaremos entrenándole para que realice determinadas conductas. Un hijo no tiene la paciencia de un perro adulto, por ello las sesiones no deben tenderse a más de 15 minutos al día.

En cuanto al tema de realizar sus deyección, los primeros meses no podremos sacarle de casa, así que deberemos designar el sitio donde queremos que lo haga. Aún así tardará en controlar su vejiga o intestinos, no porque no quiera, si no porque no tienen un control del mismo. De esta forma no podemos regañarle de forma severa. Poco a poco irá controlando y se dará cuenta cual es su sitio para hacer sus deyección. En el momento que le saquemos a la calle asimismo tardará un poco en controlar que solo es en la calle donde puede hacerlo, y no en casa. Así que en este aspecto hay que tener paciencia y una postura positiva con el perro.

En definitiva, la educación de un hijo no es obediente, pero es una responsabilidad y de ella dependerá como se comporte en su vida adulta. Hay que tomarse en serio esta superficie si queremos tener un perro civilizado que sepa comportarse en todos los ámbitos. De esta forma tu mascota será eficaz.

Si te ha parecido interesante este post, ¿me ayudas a difundir en TwitterFacebookG+, e InstagramCuéntanos tus experiencias de educación de tus pequeños peludos.


Tener un cría en casa no es solo ternura y diversión,  es una gran responsabilidad que requiere trabajo y mucho cariño. Lo que se enseñe desde pequeño le influenciará en su personalidad cuando se convierta en un perro adulto. Te contamos qué hacer para que tu perro cría te haga caso. Consejos para que tu …

User Rating: Be the first one !

0

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*