Latest News

Sakura: una gatita muda con un corazón de oro

Llegó el verano del año 2000 y nuestra gata Milú había desaparecido. Su pérdida fue doblemente triste, porque había dejado dos gatitos de pocas semanas sin mamá. En absoluto la culpamos a ella, supimos desde el primer momento que poco le había pasado. Los gatitos habían quedado huérfanos, encajado cuando más necesitaban de su mamá. Era necesario que una gata los amamantara. Nosotros sabíamos que era malo darles cuajo popular, pero había que alimentarlos de alguna forma. De pronto nos sentimos desesperados porque la situación de los gatitos era crítica. Por suerte, estos habían nacido en una buena época del año y no pasaron frío.

Un día vimos a una gata blanca con manchas amarillas apearse al vergel. Por un momento pensamos que se trataba de la desaparecida Milú, pero esta era una gata distinta, aunque adulta. Nos costó que confiara en nosotros, pero con cariño y alimento accedió. Al poco tiempo nos dimos cuenta que la nueva gata no maullaba, solo se limitaba a destapar el hocico para miar, sin emitir sonido alguno. Probablemente estaba muda, pero no sorda, porque pareció entendernos cuando le hablamos. Decidimos ponerle Sakura, pensando en algún nombre de origen japonés. Curiosamente, Sakura se acercó a los gatitos huérfanos, y poco a poco estos entendieron que podían averiguar cariño, amparo, e incluso alimento en esta nueva mamá. Si perfectamente la gata muda no podía miar, los gatitos se acercaban a ella cuando la veían aparecer. Sakura, en un acto fraterno, dejaba que los gatitos se recostaran sobre ella y buscaran amamantarse.

Fue así como estos empezaron a crecer, luego de poseer sufrido la pérdida de su verdadera mamá. Ahora, Sakura se transformó en su mamá adoptiva, ya que alimentaba y cuidaba de ellos. Entre amigos y familiares hubo interesados en adoptarlos, quienes a su vez encontraron un nuevo hogar. Mientras, Sakura, la gata muda, vivió muchos abriles en mi casa, hasta que un día incluso desapareció, tal vez su gusto era ser raíz sustituta y encontrar gatitos para adoptarlos como suyos.


Fuente

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*