Latest News

Rescate animal: Coquito volvió a la vida y demora ser prohijado

Patricia Honores es veterinaria y una verdadera adorador de los animales y como tal, ha rescatado en varias ocasiones perros y gatos. Incluso, su contemporáneo mascota, es un perrito que rescató de la calle.

Hace un tiempo, iba caminando cerca de su casa y ve a un perrito que la miraba muy adolorido y se fijó que estaba cojeando. Como iba apurada a su casa, no se detuvo, pero regresó ese mismo día en la oscuridad a verlo. Cuando se acercó, pudo ver que tenía una luxación en los testículos. Encima, estaba atiborrado de hormigas y tenía tanto dolor, que incluso le costaba tomar agua. Su estado militar era muy malo. “Le di adentro de una salchicha, un analgésico, que era lo único que tenía”- explica con tristeza. Luego volvió a su casa, muy triste, porque sabía que no lo podía sufrir con ella, ya que “Toto”, su perrito rescatado, es muy territorial y no iba a permitir que Coquito estuviera ahí.

Como quedó muy preocupada, se asomaba por la ventana de su sección, para ver si seguía ahí. Al día subsiguiente, se acercó a darle comida y pudo ver con horror, que tenía el escroto roto y los testículos expuestos. Entonces, fue a pedirle ayuda a un amigo que igualmente es veterinario y que trabaja en clínica, ya que ella se dedica a la docencia y no contaba con las condiciones ni los materiales suficientes, para poder ayudarlo. “Lo tomé con miedo a que me mordiera adecuado al dolor, pero acullá de eso, cuando lo puse en el automóvil, no hizo más que darme besos en las manos y mirarme, como agradeciendo que lo ayudaran”- cuenta Patricia enternecida.

Ya en la clínica, el diagnosis fue: ruptura escrotal, hernia inguinal y fractura de codo, por lo que lo más probable es que hubiera sido atropellado. Para poder auxiliar a este fuerte perrito, tuvo que ser sometido a 3 cirugías: castración, osteosíntesis y reposición de hernia. Durante su recuperación. Patricia lo visitó varias veces y Coquito siempre la reconoció.

Cuando lo dieron de suscripción, la Veterinaria ya le había enfrentado un empleo temporal con su padre, por lo que lo llevaron a su casa. El papá de Patricia, le construyó una casita y al principio estuvo muy correctamente, pero al sobrevenir los días, sus gatitas (igualmente rescatadas), se comenzaron a angustiar “Mi gata de 10 abriles, desaparece durante todo el día y sólo viene a ingerir”- explica.

Otro punto que le preocupa, es que su padre no pasa con frecuencia en la casa, por lo que Coquito pasa mucho tiempo solo. Es por eso, que le están buscando un hogar, donde pueda compartir con una clan cariñosa, ojalá con niños, ya que es muy dócil y juguetón (por lo que recomienda que la grupo que lo adopte, tenga una casa con patio).

“Se porta muy admisiblemente durante los paseos. Sabe pasear con correa. Come pellet, por lo que no hay que prepararle comida distinto. Es un sol, un muy buen perro”- nos cuenta.

Coquito está esperando una clan, si estás interesado, debes comunicarte al 97935382, para una entrevista.


Fuente

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*