Latest News

Animales que no creerás que existen: Lémur volante

El Lémur Volante (Cynocephalus volans), es uno de los animalitos más raros que podrías conocer. Si acertadamente es un mamífero y vive en las directiva de los árboles, tiene la capacidad de planear hasta 70 metros de distancia. Esto se debe a que posee membranas llamadas patagio que unen sus patas, dejando solo rescatado la comienzo. Cuando las estira, puede ganar a contar hasta 60 centímetros de dadivoso y se transforma en un consumado paracaídas, el cual le permite “derribar” entre las copas de los árboles. Esta especie es endémica de Filipinas y actualmente no se encuentra en peligro de cese. Para ser más precisos, se encuentra en un extremo último de preocupación.

No solo la membrana es poco provocativo. Su cuerpo mide entre 20 a 30 centímetros, siempre y cuando incluyamos su trasero en esta medida. Puede obtener a pesar hasta dos kilos, aproximadamente. Posee un pelaje suave, con tonos rojizos, marrones y grisáceos. Esto postrero es de suma importancia, ya que le permite camuflarse entre las hojas de las copas de los árboles. Su comestibles es a colchoneta de hojas y algunos vegetales. Su hábitat es poco húmedo, por lo que sus patas poseen cinco dedos con garras muy fuertes para poder tomarse de los árboles en el aterrizaje. Todavía hasta en los dedos posee esta membrana que lo convierte en un “súper lémur”.

Es un animal sumamente noctámbulo y posee una visión extremadamente perfecta, gracias a sus grandes luceros redondos. Esto le permite tener una visión muy periférica que lo ayuda cuando debe escapar de algunos depredadores. Las hembras solo dan a luz una cría y esta planea yuxtapuesto a su mami colgada del vientre. Estas crías solo adoptan la capacidad de planear cuando son adultas y alcanzan el porte ideal para que las membranas se puedan desarrollar con efectividad. Uno de sus parientes cercanos es el Lémur Volante de Malasia, llamado vulgarmente “colugo”. Sin bloqueo, este posterior es un poco más pequeño y posee vivos colores blancos en su pelaje.

¿Tierno, no crees? ¡Al infinito, y más allá!


Imagen CC: Profe Josema


Fuente

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*